sábado, enero 20, 2007

UN PRESENTE

ANÓNIMO

Mi nombre es Xandor Camus, me inquietan los hechos que suelen sacarme de la realidad y aunque mi joven esposa no comparta mis mismas aficiones, los temas comprendidos en los libros que atiborran mi biblioteca personal no dejan de serme atractivos.

Estos apetitos son los que me han llevado a distintas lugares escondidos e ignorados de Santiago tambien he tenido la fortuna de viajar a otros lugares fuera del pais lugares tan exoticos como Bourí , lugar donde un amigo mio que conocí en Praga planearía una excavacion , una vez que se recibiera en arqueología claro está. Gregore Hassines , el amigo del que mesiono , inmerso en las materias cientificas que intentan explicar los fenómenos que estudio y que él llama supercherias, ha tratado de rebatir cada una de las teorías que he formulado acerca del desarrollo del Hombre en la Tierra. Pero claro, lejos de transformarse en una acalorada discusión, se vuelve en una interesantisima reunión cada encuentro que tenemos, pasando horas y horas debatiendo un tema que para nada nos aburre a pesar de llegar a las mismas concluciones.Debo lamentar que el tiempo es inmisericorde con nosotros, al caer la noche y la mañana nos advierta que debemos regresar a nuestras respectivas responsabilidades, lo se, se oye melodramático pero así es.

Me encuentro hoy en mi despacho leyendo el diario cuando la llamada de un viejo amigo que hace mucho que no lo veo me trajo los recuenrdos de los espantosos insidentes que quiero mensionar hoy.

Hans Pottstok chileno radicado en Alemania, me llamaba para decirme que acababa de encontrar la formula fisica para enviar un conjunto de moleculas atraves de un flujo de espacio de tiempo distinto , es decir enviar un objeto inanimado por un tunel de tiempo.

Dicha noticia revivió la más horrible pesadilla que he vivido...

A mis 35 años poseo una sed de descubrimiento que sólo un niño podria tener, pero debo agregar que esa sed, la que casi me costó la vida hace una semana en hechos que son dificiles de creer pero que no puedo, no debo negar, no puedo imaginar que algún dia podria acabarse esa sed.

Todo comenzó con la llegada de un telegrama muy peculiar .Me citaba a una entrevista con un personaje que decia tenia algo que enseñarme. No especificó nombres, ni otros detalles que justificaran nuestro encuentro, sin embargo, junto a la nota anónima presentó una caja afirmando que era un presente de un humilde coleccionista a un notable intelectual.

Si el sujeto deseaba halagar a alguien lo habia logrado, en el interior de dicha caja no esperé encontrar otra cosa que una baratija de la era colonial de nuestro pais o un legado español , un doblón de oro, o algo menos suntuoso ; en lugar de ello me sobresalté de mi sillón arrojando el contenido con su caja respectiva.

El escandalo trajo la atención de Felicia , la empleada de la casa, que apareció de las puertas de mi despacho en mi ayuda, ella debo mencionar que habia sido la empleada de mis padres incluso antes de mi nacimiento , y a la muerte de sus antiguos jefes, ella paso a ser parte de mi familia, así que el rostro empalidecido que le mostré fue suficiente para que ella corriera a mi lado como si se tratara de mi madre. Le pedí gentilmente me dejara a solas en mi despacho que todo estaba bien , que no se preocupara, así aregañadientes dejó el despacho, y pude volver a mis asuntos.

El objeto que me sobresaltó media un metro de largo tenia un espesor de 23 cm. calculé un peso de unos 20 kilos, por lo que habia sido traido en una caja de madera con un rotulo de "frágil" , lo que estaba en esa caja estuvo lejos de conocer el significado de frágil, se trataba de algo asi como una rama de una gran árbol sus hojas a pesar de la estrechez de su estado en la caja, estaban aún verdes y su corteza continuaba vital, término que un botánico usaría en estos casos. Pero esta no es una rama cualqueira si se preguntan aún por que mi sobresalto, por que la ramificacion de dicho arbusto no desendian en más ramajes u otras hojas o frutos , sino en uñas. Cuando me fije en los nudos detenidamente tras el primer espanto de ver esas largar "uñas humanas", me di cuenta que se trataban de nudillos de los que se observan en la mano del hombre, pero estos dedos tenian una medida sobrehumana, ya que las falanges de lo que representaria los dedos miden en este caso, 50 cm.su metacarpo 30 cm. y sus metacarpianos , se presentan aquí como la base de la rama que aparentemente fue arrancada con sierra electrica y de la que parece brotar una substancia endurecida, sabia. Pero debo agregar que el color de la sabia de estos árboles , no corresponden a la que estaba observando , ya que normalmente estos árboles despiden una sustancia de color amarillento , mientras que otro tipo de árbol, de tronco más oscuro, exhuda este tipo de sabia.

Cuando traje mi cuchillo para examinar con más profundidad este presente, penetré en la corteza de la rama, y de ésta brotó más de esta sustancia , un salpicón excesivo manchó mi rostro y mi boca , comprobando involuntariamente por este hecho , que el sabor de esta sabia correspondía a sangre humana.

En un temor involuntario solté el cuchillo y me dejé caer nerviosamente en mi sillón, no aparté la mirada de aquella rama durante toda la tarde, hasta que tuve el valor de llamar a un amigo de confianza de la familia, el doctor Tomás Valenzuela quien trabaja como forence en la Universidad Católica.

El patólogo vino preocupado por mi tono de voz inusualmente nervioso y apunto de un ataque , pensó que algo tragico habia sucedido en la casa , con mi esposa que estaba esperando a nuestro primer hijo ... Así que cuando llegó a eso de las 7 de la tarde , 15 minutos después que lo llamé, preguntó inmediatamente por mi esposa, cosa que me desconectó de mi mismo, no supe qué responder hasta que entendí su preocupación.

Le dí a entender que mi esposa estaba bien que se trataba de un asunto más preocupante , queriendo decir más intrigante. Tuvimos ambos una inutil discución acerca de mi despreocupada actitud hacia mi esposa , pero las palabras estan demás para ese tema.

Llevé a Tomás a mi despacho para que cerrara al fin la boca moralista de cuarentón, enseñandole la caja en silencio, el miró con desinterés convensido de que mi esposa estaba bien y que no se trataba más que otro de mis "fabulosos descubrimientos" que él describe con tono burlezco.

Le enseñé el contenido que él miro con expresión de absurdo, y le hice, abusando de su escasa paciencia tomar el cuchiyo que antes utilice y realizar una insición en el tronco. Cuando le hable de "insición" el estaba apunto de tomar su chaqueta y marcharse ofendido por una supuesta broma mía, pero le rogué que abriera la corteza.

No necesito ser detallista en la expresión que tuvo el rostro de Tomás, cuando abrió la corteza de la rama , como patologo forence desde hace 15 años no necesita hacer muchas pruebas para determinar que esa rama no contenía la sabia de todos los árboles, él habia visto esa sustancia antes en otro ser vivo. Lo que me sorprendió fue que me observara con recelo como involucrandome en algo oscuro.

-"aah, no. Puedo ser muchas cosas pero nada de lo que hago tiene que ver con esto lo unico que necesito es que me analices la muestra de sangre de ésta rama , de hecho si la necesitas para el laboratorio llévatela , el presente me desagrada tanto como a ti.Pero necesito los resultados lo antes posible y trata de ser discreto en esto , si te preguntan , diles que..."-La mano de Tomás se posa en mi pecho interrumpiendome, no estaba hablando con un estudiante de medicina rural. Llevandose la caja con la rama en su interior me advirtió :-"Solo espero que en lo que estés involucrado no afecte la vida de mi hermana, recuerda el estado en el que está , no necesita pasar por sustos innecesarios de un irresponsable como tú. Si decidiste casarte con ella al menos muestra un poco más de cautela en tus... negocios".- Si al menos hubiera sabido en lo que estaba metido, le habria pedido que se llevara a mi esposa de aquí.

Posteriores examenes que Tomás pidió realizar a un experto amigo de él, el doctor Genaro Manns ,biologo de la misma Unibversidad Católica cuyas investigaciones en la flora y fauna chilena dieron como resultado, tan solo dudas para él mismo. Se comunicó conmigo rogandome que le permitiese acompañarle para que descubriese el origen de éste eslabón inimaginable entre lo humano y lo vegetal. A lo cual me reusé.

Entiendo la relevancia que significaría el descubrimiento de un especímen así, pero de sobremanera, entendía que el mundo en el que se gestan seres de ésta naturaleza es un abismo del cual no podría regresar.

Era la tarde de un 28 de agosto , mi reloj marcaba las 12:30 hrs. Y me encontraba en la esquina de...bueno no deseo revelar la dirección ya que no quiero exponer al lector al peligro de su propia curiosidad.

La nota especificaba nuestra reunión a la una de la tarde, pero quice adelantarme para tomar las medidas de seguridad necesarias, portaba un revolver en mi chaqueta en caso de peligro, una ingenua idea que me aconsejó Tomás pensando que podría servirme de protección.

Bueno me hubicada en el sector oriente de la capital, un sector del que me he querido alejar por su sociedad fribola, isulsa y ofensivamente torpe y falta de clase.

Me atreví a concluir que este anónimo personaje se trataba de algún inescrupuloso hombre de negocios que tenía entremanos un inusual descubrimiento que envenenaría con su obsena sed de ganancias, así me aproximé , estacionando mi auto en la acera del frente donde me esperaba Daniel Eved y su amigo Raul Emekmiyahú , en caso de que algo saliera mal en nuestra reunión.

Toque al puerta de un antiguo caserón, en el que observé que los ventanales del segundo y tercer piso se mostraban oscuros aún cuando el mediodia debia refractar el sol en sus vidrios.

No ví los restos de palomas en los muros altos ni en las cornizas donde usualmente se depositan , habia gran preocupación en conservar lo clasico intacto, no habia timbre asi que me valí de la mano de bronce que decoraba el portón, que no tardó en abrirse en mi primera llamada.

La construcción clasica del siglo 18 no termino de sorprenderme al ingresar al interior.Fria como es tipico de las abovedadas estancias de altos techos y suelos revestidos de ceramicos elegantemente, un enorme candelabro colonial desde el techo me daba la luz que pensé no encontraria en el interior de esta morada.

Todo parecía estar conservado como en una capsula de tiempo, plateria antiquisima y muebles semejantes a la época, noté mientras el empleado me recibía pidiendome que lo esperara en el recibidor . Discretamente pude darme cuenta que los sillones parecían nuevos ninguno de ellos habian sido utilizados por el peso normal de su dueño o por algún otro invitado, hecho curioso, talvez debido al prolijo cuidado de sus empleados.

Debo agregar que me dio la impresión de que no reciben muchas visitas ya que los modales del mayordomo no son muy hospitalarios, de hecho , miraba con recelo , cuando me pidió esperara en el recibidor. Podria suponer tambien que la edad habia hecho meya en su trato con la demás gente.Tambien debo destacar la ausencia de ruido , voces de gente que estuviera en el fondo del grancaserón , en la cocinas , las empleadas que supervisara el mayordomo, pero no , la enorme morada en la que me hayaba estaba en completo silencio.

Tras una larga espera en ese elegante recibidor , reapareció el anciano mayordomo con algo más de satisfaccion en sus labores , parecia haber recibido una buena noticia de su amo, no imaginaba qué. Me invitó a pasar por la puerta que comunicaba un profundo corredor, la frialdad de ese espacio solo se comparaba a su humedad, el palido aspecto del sirviente parecia razonable mientras caminaba por el enorme camino enbaldozado , rodeado de canceladros apagados por lo que solo se asomaba una devil luz desde las ventanas entre-abiertas , y/o cubiertas por gruesas cortinas transparentes.Por lo que deduje esas ventanas me comunicaban a un patio interior.

Esa devil luz era lo unico que permitía que no tropezara en la oscuridad, daba un aspecto invernal todo este clima dentro de la mansión.

Abriendo una enorme y , aparentemente, pesada puerta al final del pasillo, el mayordomo me permite la entrada a la habitación de mi anfitrión. Puedo agregar que no me es posible entender hoy , el porque la sensacón de estrangulamiento en mi pecho no era suficiente motivo para salir de aquella mansión , que el enfriamiento en mi sanger no fuera suficiente escusa para dar la vuelta y marcharme de aquel espantoso lugar con rasgos de belleza, ¿podré entender cómo puede ser más fuerte esta sed de conocimiento que mi instinto de supervivencia?.

Una voz en lo profundo de la negritud de esa ultima habitación me invito gentilmente a tomar asiento , su lenguage era refinado y debo acotar que su voz inspiraba fascinación , la misma que se puede sentir ante una eminecia en alguna rama de ciencia o arte que uno adorace. Me ofreció una copa de un buen vino que estaba ya servido sobre una pequeña y elegante mesa redonda que se preparó para mis necesidades minimas. Luego de servirme la copa, el mayordomo cerró la puerta, escusandose mi anfitrión que esta se cerró oscureciendo toda la habitación , un pequeño instante de luz desde la puerta antes que se cerrara me dio tiempo para que alcanzara a ver una lampara a gas,mi anfintrión tras disculparse por estas incomodidades , sentí el chasquido de un fosforo y como mi anfitrión prendio la lamapara a gas sobre la mesa , girando la perilla para aumentar su intensidad , recupere la vida cuando ella me proporcionó un poco de grata lumimiscencia, mi anfitrión , caminoó hacia el fondo de la habitación fuera del alcance de la luz , me rodeaba con su voz para revelarme al fin el motivo por el que me citara.EL RELATO

Es ridiculo comentar si es que usted se pregunte por que lo llamé aquí , por que esa incognita es la que lo ha llevado hasta aquí con tal interés. Ahora escapando a lo evidente , de esta penumbra que tal parece no incomodarle demasiado , le pediré por favor que respete mi deseo de total oscuridad, ahora si la absoluta oscuridad es lo que en verdad desea evitar le comprenderé , solo los animales que en la oscuridad cazan y los que en la oscuridad escapan de sus depredadores , pueden comprender la noche y , como en este caso, la oscuridad. Pero la pregunta que más le interesa que yo responda en este minuto es qué tengo yo que revelarle en esta cita y quien en realidad soy , bueno a esta ultima pregunta solo se lo revelarté al final de lo que a continuación le relataré.

Mi nombre en este minuto es relevante aunque alguna vez fui llamado Diogenes , comparado con cualquier hombre en mi pais Grecia, no hacia alarde de ningun tipo de habilidad sobresaliente excepto por una particular y muy personal afición hacia los misterios del mundo, los enigmas de la vida y de la muerte.

Viví mi juventud plena a pesar de que en el transcurso de los años me daba cuenta de que una vida no era suficiente para aprender y entender siertos misterios de la vida y del planeta. Me daba cuenta de que mi espiritu iva dejando atras el apetito inquieto de la curiosidad y mi falta de energias daba paso al conformismo.

Consecuente a todo esto me ví sobrecogido en mi angustia ya que en mis sienes se veían los primeros signos de mi proxima y no muy lejana vejez, como nieve en los pastos de las moribundas estaciones calidas, fueron apareciendo estos signos, y con ello mi desesperación casi al borde de la locura.

Era tarde, demasiado tarde, mirando hacia atrás buscando algún legado para el mundo, a mi nación, a mi pueblo, solo hallé la nada. Todo lo aprendido, (poco, a mi juicio) destinado a perderse en mis cenizas , ya que ningún reconocimiento, ninguna obra por cierto, me inmortalizaría.

Viaje, tal vez, huyendo de mi pueblo natal, como si tan solo el quedarme allí advirtiera de mi destino a la muerte. Como si el viajar alejara o retrasara la venida de aquel alado demonio. Viajé,huí más bien dicho, más allá de las colinas , más allá del rio de Juno huí más allá de los caminos que conociera mi padre. Hasta llegar a los montes de Calos y Musides, donde se encontraba una precaria cabaña construida para viajeros que vinieran de paso.

La cabaña acentada en una apartada llanura, estaba rodeada de estatuas de variadas formas y caracteristicas. Cada una de ellas talladas con destreza sobresalientes , sus detalles presentaban un realismo sin presedentes, ¡ha!, un realismo sin presedentes.- El narrador rie enferemizamente como recordando un chiste , pero al darse cuenta de que no encontraba la gracia en lo que me narraba se abstubo de explicar le motivo de su risa , guardando la compostura, continuo con el relato.

-Bueno disculpe usted, continuaré sin animo de hacerle perder su tiempo, como antes le dije las estatuas reperesentaban a muchos sujetos de distintas clases sociales. Me cautivó tal detalle en sus obras pero me cautivé por otra obras , por que de entre ellas vi una hermosa mujer limpiandolas con devoción.

Pensé debe ser la esposa del escultor, pero cuando ella me miró fue un embrujo que jamás podria explicar, me envolvió como maternales brazos a un pequeño niño.

El aroma del Eliseo pareció brotar de sus cabellos, no habia más paisaje que sus ojos, ni aire más que su voz o una obra de comparable belleza.

Estaba ebrio por su mirada, en un cautivado silencio , ¿qué palabras eran dignas para ella?, nunca las supe.Disfrutamos de una buena comida , del aire , el campo, de ella y las estatuas.

Yo tenia edad para ser su padre , más no era razón para que ella, esa hermosa joven me estrechaba en sus brazos, tibia , calida como los rayos del sol del comienzo de la primavera que deja atrás al invierno, eso y más ella fue para mí.

En ningún momento, nisiquiera el más apasionado permitió ella que la besara, respeté sus condiciones a pesar de que no diera razones, tampoco se las pedí.

En ausencia del escultor, asi mismo de un hombre, pregunté acerca del origen de las esculturas de tan perfectas formas, ella alejó su mirada de mí, empalideció como si se tratara de un horrible secreto. Con la mirada suspendida en los pastisales a los pies de los fantasmales monolitos, ella respondió :- Son obra de mi esposo, ya muerto".- trate de no sumergirla en dolorosos recuerdos y le hable acerca de mis absurdos temores hacia la muerte.

Ella asi como sorprendida me llevó a los brazos de una consoladora reflexión.-La muerte no es el camino final de las mentes inteligentes , la muerte es una entreda auna nueva forma de existencia más plena, y eterna.-

Aun asi mis temores persistían, ¡ahora cuando de verdad encontraba a alguien a quien cuidar como una hija, como una discipula, como una esposa , una familia!

Subí a la cima de la colina observé a los astros de en los confines cosmicos y traté de buscar aque lla respuesta en sus fulgores , pero los dioses ya ma habian avandonado antes . Lo hicieron por primera vez cuando mi padre falleció en las canteras, y lo hicieron cuando mi madre se reencontró con mi padre debido al escorbuto cunado yo tenia apenas doce. Los dioses no me escucharían ahora, por tanto mi batalla contra la muerte , contra el eterno desaparecer tendría que lidiar solo con mi intelecto y no con mi fé.

Medité en los escritos en las mentes que el hermano de mi padre me enseñara , él quien me educó hasta mi madurez , él que me enseñara las respuestas y a fecundar aún más preguntas en mi inagotada mente.El que me enseñara a explorar en los filosofos en los grandes pensadores los misterios, él, quien tambien fuera un misterio para mí ,tanto por su origen como su sobrenatural intelecto, él quien tambien me avandonara por la accion del angel oscuro de la muerte. Puede entender usted ahora cual es el origen de mi enorme obsecion hacia la muerte.

Él hizo que las preguntas gobernaran mi vida,¿podria hacerle responsable de esta maldición o solo somos obra de nuestras propias acciones?

Ella me abrazó aquella noche como leyendo mis temores, hasta que me perdi en sus onirica voz que me canto dulce y tenue en mi oido espantando mis demonios.Ella de pronto se detuvo y con mi ojo izquierdo entrecerrado , la vi mirando hipnotizada al cielo , allí no habia nada excepto la enorme luna que nos atrapo durmiendo esta vez en los pastos fuera de la cabaña. Se levanto de pronto tratando de no despertarme, y corrio tras la colina como escapando de algo. Yo solo la observé en silencio, subi por la colina pero no la encontré, habia escapado hasta el bosque al otro lado de la colina , así que la seguí hasta allá.

Cuando entre al bosque los aromos me recordarona una leyenda que contaba mi padre, una leyenda que escuchara de su padre y este de su padre. Un enorme y sombrio bosque que esconde a las gorgonas que huyeron de la ira de Atenea cuando esta convirtió los cabellos de Meduza en serpientes.

El bosque de las Gorgonas no es un aleyenda editada en un libro historico , se puede decir qu es una leyenda familiar o una alusion a leyendas más famosas pero que no tuvo conocimiento popular.

La penumbra magica bañaba las hojas de los bosques , raras entidades ví en ese extraño habitat, raras formas lo habitaban que puedo adjudicar a los diferentes reflejos de la luna entre las ramas de los árboles.

Extraños sonidos articulaban palabras que no pude descifrar en ese instante, pero puedo decir que no eran los sonidos típicos de la voz humana, no, pero puedo decir que esas "voces"no eran provocadas por algo natural.

Los cantos de aquel bosque helaron mi espiritu pero, por una razón que desconozco, continué avanzando entre la espesura del pavor y la fascinación, yo que se usted ha experimentado la misma sensación...si no ,usted no estaría aquí,¿o me equivoco?

Sin desviarnos del tema, me encontraba allí , escuchando esas aterradoramente hermosas melodías hasta llegara a un claro donde un lago bostezaba una gélida neblina, la Luna que coronaba la noche dejaba caer sus rayos para mostrarme que en el centro del lago, se encontraba mi joven adorada vestida unicamente a la altura de sus caderas con las aguas del onirico lago. Extendió sus brazos hacia mi invitandome a entrar en el lago, así lo hice , entre en su nevuloso vestido negrusco liquido y frio. Ella cantó mi nombre con el más dulce sonido que un ser humano pudiera emitir, en sus manos deposite mi cabeza , en sus manos que me llevaron a su escarlata boca , la que habia deseado con fervor.

Oh. Cuando la besé ella arrancó todo lo que en mí habia de vida, cuando ella me besó el aliento se marchó de mi cuerpo, cada molecula demi piel parecio ser vaciada por aquel adorado ser, cada nervio pareció contraerse y endurecerse , cada musculo de mi cuerpo pareció estar bajo los efectos de una horrible muerte y mi corazón lejos de parecer estar bajo el hechizo del amor, habia sido estrangulado en una espantosa sensación de estracción.

Solté a mi amada y la arrojé a las negras aguas del lago, donde vi la verdadera apariencia nocturna de mi bella y misteriosa ninfa, sus reptiles ojos me vieron con sed de caza, corri lo más rapido que pude hasta la orilla, pero era un hecho que ella me habia atraido hacia una trampaque ella abia perfectamente manejar. Estaba inutilmente intentando escapar de la tela de una araña.

Ella me envolvión en sus brazos pero valido de un puñal que llevo para degollar conejos apuñalé al monstruo femenino de escamosa piel y reptiles ojos su serpenteante cola que habia envuelto mi cuello fue mi primer objetivo, ,los gritos de la mujer que amara muy por el contrario de lastimarme no provocaron ningun efecto en mí, fue cuando lo supe. Ella habia robado mi alma.

Sabe usted lo que esas "voces" me cantaban , sabe por que no podia dertenerme ,oh, si usted lo sabe , por que es un hombre de una extraña sabiduría.

Sí, esas voces me ofrecían vida , vida más allá de la que proporciona el natural curso de la vida humana, sabiduría jamás antes entendida por mente humana.Vida ,más allá de la humanidad.

Cuando dí muerte a aquella mujer volvió a su joven y hermosa condición de humana su sangre tiño las aguas de su vestido y las dudas me persiguieron por los años posteriores, por los caminos que continué , por los paises que conocí y las personas que vi nacer crecer envejecer y morir.

Si, por que estos hechos que acabo de narrarle no ocurrieron en una epoca que un hombre como usted conociera sino en una más lejana , presisando, hace 2.300 años de su era.Fin del relato

Mi relator de pronto se silenció y creí escucharle oprimir algo hecho de cuero entre sus manos ,luego desde la oscurida sentí un golpe que estremeció el piso de la habitación en la que nos encontrabamos .-Diogenes, algo pesado cayó , necesita ayuda .-Pero en ese momento un segundo golpe fue advirtiendome sobre algo proximo. Lentamente me puse de pie y le llmé por su nombre, pero el seguí sin responderme y esa oscurida que la almpara no podia penetrar persibia que algo se aproximada y que esos golpes que sacudian tanto el piso como mis entrañas , no eran otracosa que pasos. Los pasos de algo tan pesado que talvez habia llegado el momento de utilizar la pistola que Tomás me proporcionara.

Dispare a aquello que se aproximaba a mí ,y algo de polvo pareció disparse en el oscuro vacío , a lo que secundo la siniestra carcajada de mi anfitrión. Otros tres disparos me llevaron a la conclusión que el polvo era la superficie de lo que mi anfitrión podria llamar un presente anónimo.

Los pesados pasos de aquella siniestra presencia se oían lentos pero peligrosamente proximos , cxorrí despavorido hacia lo que mi orientación me señalaba como la entrada por la que ingrese a la habitación llevado por el mayordomo , al que visualicé en mi mente riendo a carcajadas, aquien entendí el motivo de su cambios severos de actitud, tal vez pennso de mi en primer lugar que era alguna clase de vendedor o algo muy distinto a lo que acabe siendo . pero claro cuando su amo le ordeno que me dehjara pasar , se enteró que yo sería la victima de un siniestro experimento homicida.

Empujé, pateé e intente derrivar la puerta lo más fuerte que pude y finalmente intenteé en la oscuridad disparar la la chapa para destruir el cerrojo pero todo fue inútil hasta que retrocedí, perdiendo noción de la proximidad de mi asesino,hasta sentir sus manos aferrando mis hombros, me sentí elevado ,hasta ser estrellado contra el muro de mi izquierda alejandome de mi posible salida, en mi conmosión , al borde de perder mi consciencia, le oí nuevamente:-Usted no entiende , es lo que he intentado explicarle, ese beso me ha arrebatado más que mi posibilidad de morir, me arrebato la posibilidad de sentir, todo lo que alvergaba mi corazón , todo las nociones que la piel, mi nariz paladar pueden proporcionarme , todas ellas se han ido con un beso , solo con un beso de esa mujer. Dejandome solo la vista para horrorizarme con la muerte del mundo que amé y con el nacimiento del barbarismo y la ignorancia de sus religiones.

Un beso me ha robado todo excepto mis oidos para escuchar las voces de los nuevos hombres balbucear lo que llaman con tozudez ciencia.

Ese beso me lo ha robado todo ¿no comprende?, estoy ahora más hambriento , pero esta vez no es de conocimiento , por que ahora tengo todo el conocimiento que los milenios me proporcionaron. No, no es conocimiento , estoy hambriento de todas las sensaciones que ella me robó a cambió de volverme inmmortal.

Ella esta muerta ahora , se llevó todas las formas de volver atrás lo que ella robó de mí, mi humanidad. Ahora solo lo tengo a usted frente a mí , lo he estado buscando , por todos estos milenios , a usted sí , austed por que necesito que usted entienda lo que ha causado.. que lo entienda de una vez por todas , que se detenga , que no escuche ese apetito que lo gobierna.

Sí por que es usted aquel misterio, el poseedor de aquel sobrenatural conocimiento, usted es aquel que me educó tras la muerte de mi padre aquel que vino desde lo lejano .. sí es usted , debo detenerle antes que llegue de algún modo a Grecia ,antes que llegue a ese momento hace 2.300 años, y se me presente con el nombre de Xandor Camus y siembre en mí esa sed de conocimiento que me llevara a encontrar mi eterna maldición.-

En ese momento la puerta de entrada a la habitación es derribada son Tomás Valenzuela ,Raul Emekmiyahú y Daniel Eved.Abriendose paso con hachas me escabullí a espaldasde mi sorprendido atacante para salir por la puerta con mis amigos, les insté a retroceder ,pero no entendían el origen del peligro , solo habian escuchado mis disparos por lo que acudieron al inmueble , pero no habia mas explicaciones.

-rompan las ventanas , rompan las ventanas- les grite señalandoles las tapiadas ventanas del corredor , ellos sin más con las hachas rompieron las maderas que tapiaban la entrada de la luz de lo que supuse debia haber un patio interior.

Un desperado grito salio de la boca de mi atacante cada vez más lento.

Asi por cada golpe de las hachas de Raul y Daniel ,los rayos de luz se filtraron inundando el pasillo ,descubiendo a mi otrora anfitrión, un hombre que progresivamente fue dando signos de rigidez en su cuerpo hasta convertirse en una sinigual estatua de de concreto.

Atonitos mis amigos observaron la transormación de ese ser que hace segundos vieron moverse, les fue dificil recuperarse del shock que les provocó aquella presencia. Uno a uno se acercaron a la estatua comprovando su total rigidez .Tomas trató de explicar mentalmente que enfermedad podria provocar dicho estado, trató inutilmente de concluir algun tipo de mal con estos sintomas.

Tomás por su parte trató de ver los detalles de la escultura, como experto antrologo, concluyó su origen griego.

Daniel aun estaba en un rincón del pasillo cuando con la mirada lo invité a acercarse sin problemas a la estatua , el sacudió la cabeza con un no temploroso, no recuerdo en que momento soltó el hacha pero no fue sino muchas horas despues de dejar esa casona.

No me ha avandonado las palabras que ese ser que alguna vez se llamara Diogenes pronunciara.¡que acciones cometeré en el futuro que afectarán de ese modo en el pasado? No las puedo imaginar.

¿Qué puedo dar a algún discipulo mio que pudiera llegar a esconder los cadaveres que advertí en la cocina de la gran casona que encontraramos horas despúes de lo sucedido?, ¿qué disciplina enseñará a transmitir por los siglos enigmáticas doctrinas que impulsaran a un hombre a degollarce tras la muerte de su señor tal como lo hiciera el anciano mayordomo?.

¿A qué horizontes siniestros me llevará mi sed de conocimientos?, ¿qué vida condenaré una vez que los posea?

Estoy hambriento por saber.

domingo, abril 02, 2006

El Idolo

(Carta de Gregore Hassines a Xandor Camus)

Mi nombre es Gregore Hassines soy antropólogo de la Universidad de Indiana. He estado trabajando en las recientes excavaciones realizadas en el norte de Kenia, en cuyos lugares se han descubiertos fósiles de aproximadamente 5 millones de años, humanoides que utilizaban herramientas bien forjadas. Pensábamos que se trataría de la influencia de los Australopithecus Garhi que descubrimos en Bourí. Pero al hayar en lo que podemos llamar un depósito de cadaveres, rocas fragmentadas al parecer por un derrumbe, nos dimos cuenta que se trataba de algo más, algo realmente extraordinario ocurrió allí.

Junto a éstos restos fósiles casi enteros de los ejemplares Australopithecus encontramos una serie de herramientas tales como cuchillos de pedernal, masas de roca, agujas de madera para cocer piel, etc., todos elementos de avanzada para una época tan remota.

En esa roca fragmentada de la que le quiero hablar, encontramos una figuras que en un principio pensamos se trataban de distintas pinturas rupestres, evocaciones a la época en la que vivieron , pero las curiosas formas asimétricas, distaban mucho de una mano hábil que pensamos hasta entonces, seria responsable tambien de la creación de las herramientas antes mencionadas. Pero por curiosidad de uno de mis colegas intrigado tambien por dichas formas, comenzó en un acto más de ocio que observación cientifica a unir los fragmentos, nuestra sorpresa fue aún mayor, ya que las pequeñas piedras eran realmente rompecabezas como antes habiamos sospechado... eso sí, se trataban de algo inesperado, eran la pintura o más bien dicho la sombra de un autentico Austrlopithecus danzando aparentemente en una ceremonia.

Sí, lo sé, las ceremonias rituales no se desarrollaron si no nos 2 millones de años despues, pero debo mencionar nuevamente que la forma de este ídolo, es sin lugara dudas el menor de nuestros descubrimentos encontrados en esta cantera. El descubrimiento que más me preocupó fue que gracias a uno de mis colaboradores, el fisico Mathews O´Connel, descubrió rastros de radiactividad en la piedra del Idolo.

La pintura de un Australopithecus forjada sobre piedra irradiada, no tiene la menor explicación. Por ello necesitamos su ayuda doctor Camus, tenemos más preguntas que respuestas al respecto. Ahora, quizás lo que tiente a su curiosidad, será lo que conmocionó a nuestros colegas, el descubrimiento del instrumento que provocó el tallado en la piedra del supuesto Idolo.

Le adjunto con este E-mail, doctor Camus, la fotografía de la herramienta que encontramos, esperando que usted viaje a Bourí, lo más pronto posible.

Atte. Profesor Gregore Hassines.

sábado, marzo 11, 2006

El Arbol

Aquella historia surgió de un rompecabezas de rumores inéditos que la gente enmarcaba con un brillo de leyenda. Lo escuché de gente anciana, de hombres de rasgos toscos y mirada seca, de expresivos movimientos de manos y de corto genio. Mientras sus nietos corrian por la polvorienta calle atados a un volantín, aquellos ancianos ya jubilados de una empresa de construcción que ya olvidaron, se armaron de valor para contarme acerca del Árbol.

Mi nombre es Xandor Camus, vine hasta estos apartados rincones del país en busca de paz para mi conciencia. Hace algunos meses habia perdido a mi hijo mayor Zagiel en circunstancias de las que no deseo hablar esta vez... me separé de mi esposa ya que ella no resistió la clase de vida que presidió a la muerte de nuestro hijo, sin embargo, debo confesar me siento más cerca de lo que soy estando ella lejos, más debo lamentar el que mis dos hijas menores ya no estén a mi lado. Continué mi camino de redención hasta la ciudad de Ancúd cuando oí hablar de una extraña leyenda local que identificaba a un pueblo pequeño y una horrible maldición. Tras la generosa invitación de una ronda de vino me hablaron del tema, tres ancianos me hablaron acerca de lo que vieron, lo que oyeron y lo que no se sabe acerca del Árbol.
Era un pueblo pequeño, habia llegado en aquel entonces la revolución industrial con la inauguración de la linea ferroviaria que comunicaba el pueblo con Ancúd, su vecina más cercana a 80 km., con ello se dejaban atrás las brujas, los duendes y otras leyendas que los ancianos se sentaban a contar, acompañados por el calor de un brasero.

Se estaban realizando grandes cambios en el pueblo: pavimentación de calles, ampliaciones y nuevas aulas en los colegios y la plaza no se quedaba atrás, a excepción de un moribundo y horrible fantasma del pasado, algo que no podía denominarse de otra forma que el Árbol. Victima del depredación de los insectos, el viejo árbol se sugetaba con algo más que las retorcidas raíces que arañaban la tierra, era algo más que tronco viejo y ramas muertas.

Sus testigos lo sabían, los niños que, inquietos trataron de subir a sus ramas y que ahora pululan en las calles postrados en sillas de ruedas, esas madres lo sabían, ellas se quedaban a observar la rama que dejó caer a su pequeño y luego, como reviviendo aquel desgarrador capitulo, caminaban hasta el cementerio donde duermen sus pequeños. Sin embargo otros solo se han encargado de aborrecerlo unicamente por su detestable aspecto.

¿Qué se podria hacer? ¿cortarlo? Borrar su repulsible aspecto que cada mañana asediaba a los ciudadanos... eso era deber del alcalde... o... ¿por qué no? también del electo a alcalde. Ese hombre gordo que todas las tardes se paraba frente a la ventana, observando con cuidado, cientificamente, cada queja de los votantes que se sentaban a darles migas a las palomas, o que iban presurosos a a sus empleos en la nueva fabrica de metalurgia. Aquel hombre un dia tomo su sombrero y su lustrosa chaqueta la que decoró con una tupida flor y salió a la calle presto a ejecutar su más acertada estrategia política . Prometió la caida de ese fantasma arraigado en la agonía de sus raices si era elegido Alcalde.

Todos los del pueblo lo conocían como un ejemplar hombre de negocios: -“Él por lo menos salda sus deudas”.- Comentaban los lugareños. "Lo prometido es deuda” decía el slogan de su campaña.

La promesa estaba hecha pero el precio.. ¿alguien habría imaginado el precio a pagar? Todos estaban dispuestos a pagar cualquier precio por “mejorar” la apariencia de aquella plaza. Las apariencias, la imagen, ese era el punto. La venganza era asunto de unos pocos pero la apariencia era el motor fundamental de las intenciones de la gente de ese pequeño pueblo con delirios de grandeza y civilidad. -“Imagínese lo que habria sentido ese árbol al escuchar esas palabras: Voy a talar ése arbol”.- Agregó otro de los ancianos que escuchaba a mi relator.

Esa noche fue como todas en el pueblo, solo que con un leve clima de alivio más que ansiedad, eso por que la mañana siguiente sería cortado el legendario y desagradablemente cotidiano, seco árbol... Uno de los ancianos perdió la mirada en un perro que, cogeando, gruñía acusando a un niño que acostumbraba lanzar piedras con una honda... con voz tétrica me advirtió: -“La naturaleza no es lesa, si la cuida lo premia con su belleza. Si le hace daño, ella se la va a cobrar y usted va a pagar, oiga”.-

La siguiente alborada fue negra para algunos y radiante para otros, ya que lo que antes era un viejo y esquelético tronco seco, ahora era un árbol rebosante de color y frutos. Si, frutas, muchas de elllas aglutinando las canastas de las ancianas que solían sembrar en las praderas que hoy el cemento cubre. Por cada fruto que caía del árbol dos más aparecían y éstas caían por docenas, veintenas y treintenas, multiplicándose... como si el árbol hubiera agradecido el odio que la gente le manifestara. ¿lo estaba? ¿estaba agradecido? O es acaso que el tronco seco de ramas viejas, otrora secas, maquinaba algo horrible.

Esa tarde todos comieron de los frutos excepto un joven que dejaba en ese momento el pueblo para estudiar en la gran ciudad en el tren de la mañana camino a Santiago, su madre sin embargo alcanzó a sacar algunos de los frutos, para llevarselos a su hijo que ya estaba en la estación. Lo que ocurrió la noche de aqel dia en que el árbol floreció sólo queda bajo el velo de las especulaciones. -“Si usted desea saber lo que le pasó a sea gente, esa noche terrible, joven, preguntele al caballero ese, el abogado que está allá sentado. Si, si, el manco”.- Me dijo el anciano mientras su mirada acusaba mi curiosida d que le producia escalosfrios. Finalmente agregó: -“A ese tiene que preguntarle por que no le voy a repetir lo que me dijo ese viejo loco, noo”.- Luego guardó silencio.

Mi insistencia y un buen vino tinto vertido en dos botellas una noche ablandaron al viejo cerrado y continuó : Varias decadas después, tal vez medio siglo despues... una empresa constructora que estaba hurbanizando los campos hacia el norte se encontró con un pueblo abandonado.

Hay detalles que no coincidían con la primera parte del relato, el hecho de que habia ocho árboles en la plaza principal del pueblo, los unicos ocho árboles que quedaron tras las obras públicas que el progreso trajo con el tren. El anciano jubilado de aquella empresa constructora asintío con la cabeza y respondió: “Si, habían ocho arboles en la plaza, tal como los otros le contaron a usted, ahora si eran los unicos no lo sé, yo llegué muchos años después. Como le digo, cuando llegamos el pueblo estaba lleno de árboles y todos se retorcían hacia la plaza, estaba por todos lados como plantados por un loco...”.- Se detuvo por un instante, bebió un buen trago de vino, y se levantó de la mesa. Le detuve del brazo , sabia que no era todo lo que podía hablarme ese anciano, él no solo oyo lo que el pueblo vivió esa noche que el árbol floreció, no llegue hasta los confines del sur sólo para oir un cuento a medias. Así entendiendo esto el viejo con rabia prosiguió:-“Sí oiga, el árbol viejo estaba allí pero todos los arboles cuando el jefe de obras dijo que empezariamos a talarlos la mañana siguente cuando trajeran la maquinaria... todos los árboles , todos.. los que estaban en la plaza, en la vereda, ¡y los que estaban dentro de las casa florecieron todos!! Ese tiempo yo no sabia la historia del pueblo, nadie oyó la historia, lo que le pasó al pueblo, nada, nada. Asi que cuando el Reinoso llegó con una canasta de higos...”.- El anciano se derrumbo en la silla extenuado por el tormento, a lo que pregunté :-“¿por qué no comió?”. Y el respondió como haciendo entender a un niño profiado : -“Por que por gracia del Señor me caían mal los higos”.-Y sin dejarlo ir, le detuve nuevamente para que respondiera de una vez:-“Y los otros que comieron ¿qué sucedió con ellos”.- El anciano volvió la mirada y lo ultimo que me dijo, antes de callar para siempre, fue:

-“Pregúntele al manco”.-

Sueño Roto

Este es el primer capítulo de una serie. Lo dibujé para un taller de cómics en Puente Alto hace 2 años. Me inspiré en un video-clip de Recoil, "Drifting"




domingo, diciembre 18, 2005

El Manuscrito


Como si fuese un legado del infierno, mas bien, una blasfemia escupido por el lado obsceno del infinito, llegó a mis manos una maldición destinada a alacranar a toda mi familia, un sacrilegio en forma de un libro. Dicha infamia narra leyendas de otras estrellas de universos oscuros, de seres grotescos, de espiritus que moran liquidos en el vacio eterno y que se desplazan por las galaxias infestando a las especias nativas de mundos pequeños. Aberraciones como éstas contadas en éste manuscrito no serian de gran preocupación sino fuera por el apéndice que contiene, un conjuro repulsivo de abominables conjuros, invocacioens nauseabundas, cantares infernales a dioses paganos venidos del vientre de las infamias, espiritus liquidos que se apoderan del cuerpo sólido de un ser viviente para devorarse su alma , hechizos que tambien podria llevarnos a a otros mundos, plegarias malditas que podrian convertirnos en dioses o en seres infraterrenales.

Plegarias profanas que ni el más siervo de la oscuridad, aún carente de razón , pronunciaría en su boca. Tales escritos enseñan como invocar a éstos espiritus liquidos para traerlos a éste mundo a refugiarse dentro del cuerpo , ya sea del invocador o de alguna otra victima que el hechicero haya destinado para este brutal sacrificio. No especifica qué resultados tenga ésta ceremonia , pero aunque lo narrara en detalles no me atrevería a hurgar en ello, tampoco tuve la desgracia de saberlo... no ésa desgracia...

Temblaba , aquella noche hacia frio, pero temblaba de miedo , una paranoia que me alejaba de mirar a las estellas. Taciturno, vacio me hayaba, mientras el taxi iba camino a mi hogar junto con mi familia en Blanco Encalada. Llevaba conmigo el manuscrito maldito, debía destruirlo ya que su sola existencia significaba horror, caos y muerte. No hubo valor en mí en aquel momento, tampoco era el lugar , no en mi hogar, no tenia fuerzas para semejante tarea , no podria llevar a cabo el proceso de destrucción del libro, los conjuros, la ceremonia, eran aun más terribles que el libro mismo. Asi que guardé el libro en mi caja fuerte y esperé a recuperarme para iniciar el proceso de destrucción del libro, examinar un lugar a la mañana siguiente, un lugar en los faldones de la cordillera actividad que justificaria diciendo a mi familia que estaría observando paisajes para un proximo camping. Pero esta noche no, no tenia fuerzas, no tenia el valor aún. Fue el momento en que el destino me jugara una broma macabra.

A la mañana siguiente pude dormir gracias a unos somníferos , me ahorré las preguntas de mi esposa de por que el motivo de mi llegada tan tarde del museo, mi lugar de trabajo justificando una aburrida y estenuada restauración de objetos complejos que ella no entendería , asunto por lo cual dejó de preguntar volviendo a sus ocupaciones cosméticas. Repuesto, preparado para mi busqueda del lugar , y momentos propicios para la horrible tarea. Durante horas estuve estudiando los terribles y obscenos conjuros. NO quiero con esto dejar en claro que soy una persona impresionable, he ayudado a Policía de Investigaciones estudiando evidencias de homicidios perpetrados por satanistas y otros cultos más bajos o de índole más bien enfermizos, he visto horrores que a medicos forenses ha empalidecido. Y aunque la costumbre de ver los horrores del mundo de hoy no justifica que debamos ser tolerantes , lamentablemente he desarrollado la frialdad de observarlos como cientifico más que como ser humano. Con ese mismo detenimiento comencé a estudiar los conjuros con más tranquilidad. Durante los dias siguientes me vi absorto en estos estudios , visitando lugares apartados despreocupado de mi familia, conductas que originaron varias discuciones con mi esposa que atormentaron a mis hijos, especialmente a mis dos hijas más pequeñas.

Una mañana, Felicia, la sirvienta de la casa , que es más bien un miembro de la familia , por los años que lleva con nosotros, me informa de la desaparición de mi adolescente hijo, él suele perderse todo el dia pero era muy temprano para sus atrevidas escapadas, debo mencionar que mi relación con él se ha visto bastante deteriorada .Pero esta última desaparición la acompañó un escalofrio que mordió mi espalda y que llevó con renuente sigilo tembloroso hacia mi despacho, ¡donde el escondite del manuscrito habia sido usurpado! Las notas con los conjuros y los signos para la destrucción del endemoniado libro tambien habian desaparecido. Mi esposa e hijas, ajenas aún de la existencia del texto infernal,ya llevaban tres dias de angustia y desesperación por la desaparición de mi hijo Zagiel ,mas su preocupación y angustia no se comparaban al tormento que mi alma llevaba por mi cobardia. Mi hijo, mi dicha, mi desgracia, Zagiel era un joven con inquietudes sarcásticas y sádicas, su perfil, de oscuro bufón al borde entre la excentricidad y la locura demostraban los signos de un sardónico adolescente dispuesto a dar cualquier cosa para cruzar los principios más puros de lo humano y llevarlos a los más intrincados pasajes del submundo tetrico y pagano.

Llamé a sus amigos una veintena de veces, nadie lo habia visto, ni sabido de él desde hacia tiempo , me enteré de que muchos de los amigos que yo conocía ya no lo eran. Angustiado recorrí mil lugares que él frecuentaba, aquella semana, extenuado dormia un par de horas para luego con mi agobiante busqueda continuar sin ningun resultado. Mi esposa Ana María me exigia pedir ayuda a mis amigos en la policia de investigaciones , pero el hecho de que carabineros esten buscando al muchacho, el hecho de que lo encuentren primero que yo, que lo atrapen cometiendo algun acto horrible... no, no debia involucrar a nadie más en esto. Ignorante a mis motivos no pudo soportar mi evidente negativa a usar todo lo que estuviera a mi alcance para encontrarlo. Cuando volví de mi ultima búsqueda, mi esposa habia dejado una nota con Felicia en la que me comunicaba su decisión de llevarse a las niñas con ella a casa de su madre , que luego regresaría por el resto de sus cosas, pero dejé de preocuparme por mi esposa, es cierto, dejó de tener ese tipo de importancia, y con respecto a mis hijas, lo más sano para ellas es que permanezcan alejadas de mí , para su mayor seguridad.

El siguiente dia fué la conclusión de mi busqueda, tras anuncios en los diarios recibí la llamada de un desconocido que me guió hasta su paradero. Una vieja y mal cuidada hosteria hubicada en los suburbios de Recoleta ,dirección que no mencionaré para alejara los curiosos.Nos dirigimos al tercer piso del antiguo edificio. En un departamento oculto de la luz , de la que habían informado los vecinos que oían extraños ruidos que no les dejaban dormir. Cuando el dueño de la hosteria intentó abrir la puerta, esta estaba trabada, asi que miró por la pequeña puertecilla por la que se recibía la correspondencia, desde el momento en que observó el interior que no se ha atrevido a acercarse.

Subimos las escaleras hasta el tercer piso , el dueño se quedó en la escalera yo continué por el pasillo hasta llegar a la puerta del departamento que según él, arrendó mi hijo , junto con unos amigos. Me señaló con el dedo la pequeña puertecilla por la que él observó y llamó al interior. Mientras asomé un ojo para ver en la negritud del interior, con el rabillo del otro pude ver que el hombre de camisa roñosa y sucia, empalidecía por el horror de recordar lo que en el interior vió. Nerviosamente se persignó cuando le solicité una linterna , su negativa me enfureció y me abalancé sobre él, exigiendo que parara con toda esta escena, en ese momento un ruido escalofriante, el chirrido de lo que los vecinos se quejaban. Nos espantó de sobremanera, el sordo tumbar de pesados cuerpos azotó la madera del suelo, el arrastre de imbálidos cuerpos con un nuevo tumbo de algo pesado sobre el suelo, me hizo deducir en algo que emplea esta forma para dar pasos por la habitación. Me abalancé hacia la estrecha abertura de esa mortecina habitación y gracias a escasos rayos de luz que se deslizaban a través de las deterioradas persianas, vi una figura que... se deslizaba por las paredes y el suelo gritando obscenidades arcanas. Supe que se trataba de una miserable criatura que una vez fue humana y que el manuscrito reconvirtió.
El horror que mi hijo habia provocado en mí y en aquella desdichada alma que abandonó aquel cuerpo otrora sano y vital no tenia palabras.

Habria continuado mi busqueda sino fuera por que el dueño me informó que conocia perfectamente a mi hijo y a sus amigos, por que tras sus borracheras frecuentaban este lugar como escondite para sus resacas. La noche anterior a todo estos insidentes, sus amigos tuvieron una bulliciosa pelea que terminó dejando a solas a mi hijo, mientras que sus amigos se marcharon y desde entonces que no han vuelto. Lo cual dejaba una sola conclusión, la horrenda criatura en el interior... fue mi hijo alguna vez.

Le pagué al dueño de aquel departamento por las molestias y mandé a a cubrir la puerta con un muro muy sólido de ladrillos y cemento. Los trabajadores preguntaban mis razones, mi silencio les hacia desistir de averiguarlo, incluso de dirigirme la palabra. Cada ladrillo pesaba en mí como martillazos que clavaban mis manos y pies, si, me sentí crucificado, tan sentenciado como mi hijo allá adentro .

No podía hacer otra cosa , el manuscrito estaba en aquella mazmorra, probablemente si entraba a recuperarlo moriría en mi vano intento y ese monstruo quedaria libre; y por otra parte, la nota con las plegarias que harían posible la destrucción del libro estaban perdidos en las cenizas de la chimenea de mi hogar, acción tal vez dada por la irresponsable mentalidad de mi hijo.
Nada podia hacer más que sepultar aquel espantosa amenaza en esa mazmorra.